Seleccionar página

En el marco de la celebración del 50 Aniversario del IPADE, la reconocida pintora mexicana Nathalia Orozco, entregó a esta institución su más reciente obra: Virtud, el camino a la excelencia, en la que plasma algunos elementos que representan la identidad y misión del IPADE.

“[La obra] es una invitación a mujeres y hombres de empresa para vivir la labor empresarial con arrojo, con magnanimidad y con generosidad; para un mejor México y un planeta en donde los seres humanos podamos trascender”, en palabras de Rafael Gómez Nava, Director General del IPADE.

ICONOGRAFÍA
Al centro de la obra destaca una figura femenina, es el mascarón de proa que representa la Virtud, según lo explica Nathalia Orozco: “Es la Virtud, de donde surge todo el proyecto y hacia dónde se dirige (…) la que nos da rumbo y sentido, se viste de esperanza, de fe, de valentía, de fortaleza”. Esta imagen es el eje entorno al cual se desenvuelven los demás elementos de la obra y nos recuerda que debe ser también el eje de cualquier proyecto.

Del lado izquierdo se observa a unos marineros navegando en un mar embravecido. El navío es la empresa y los marineros son nada menos que Carlos Llano, fundador el IPADE, y Don Pedro Casciaro, uno de sus principales impulsores, quienes simbolizan el espíritu que inspira a la institución. Los acompaña un tercero que representa a todos los empresarios cofundadores quienes ayudaron a hacer del IPADE una realidad.

Cabe mencionar que esta obra es también un homenaje a la comunidad empresarial de México, representada en los marineros, sobre los que la autora comenta: “Estos marineros, son figura, también del empresario, que dejando la tierra firme de lo conocido se lanza hacia el mar y a la incertidumbre de sus sueños”.

Del lado derecho se aprecian varios elementos, de entre los cuales destaca la Tierra, rodeada de luz dorada que simboliza la misión del IPADE de formar líderes con visión global, capaces de transformar la sociedad.

Se aprecian también, unas siluetas que simbolizan a quienes, entusiasmados por el esta escuela de negocios, deciden buscar el mejoramiento personal hacia la excelencia, siguiendo un camino dorado que asciende. Al final de este camino vemos un aula en la que un profesor imparte sesión a los participantes. En esta aula está representada toda la comunidad que integra al IPADE.

Con letras doradas se puede leer: “Soñad y os quedaréis cortos”, frase de San Josemaría Escrivá que Don Pedro Casciaro solía repetir para que las personas se fijaran siempre metas altas y recordaran que sus acciones van más allá de sus efectos materiales.

La pintura se exhibe en la Recepción del IPADE sede Ciudad de México, que comparte nuevas instalaciones con La Posta y con el recién inaugurado Espacio Pedro Casciaro.